Entrevista a Cristina

 

1- ¿En qué  momento de tu vida empezaste a sentir curiosidad por el reiki y los niños?

Siempre me gustaron muchos los niños y cuando cursé segundo grado de la escuela primaria, yo ya enseñaba en mi casa a leer a otros niños con el método global. Y lo hacía con mucha seriedad, con el consentimiento de sus padres.

A los 17 años mientras estudiaba para maestra jardinera, decidí abrir mi jardín de infantes, actividad a la que le dedique 30 años de mi vida. Por mi jardín pasaron más de 2000 niños y niñas, los cuales son ahora adultos. Durante toda esa época me sentí inmensamente feliz .

El Reiki se introdujo en una etapa muy difícil de mi vida cuando yo tenía  42 años, y me produjo un cambio muy positivo: de pensar que todos los caminos estaban cerrados empecé a ver posibilidades por todos lados y a valorar las cosas simples de la vida, sintiéndome nuevamente en plenitud.

Más tarde tuve la posibilidad de asistir a un seminario que mi maestra de Reiki, María Ema Alegre, impartió para los hijos de Reikistas amigos. Fue a partir de esa experiencia, que  nació en mí la idea de trasmitir el Reiki a los niños.

 

2. ¿Por qué  consideras que los niños podrían ser el grupo ideal para recibir el conocimiento y la práctica del REIKI?

Personalmente creo que los niños constituyen el grupo ideal  para recibir el  conocimiento del reiki  porque ellos poseen gran sensibilidad,  mejor percepción de sí mismos y de los otros,  y gran capacidad para ayudarse y ayudar a los otros. Todos estos requisitos  son básicos para una buena práctica del reiki.

 

3- ¿Cómo consideras que se puede transmitir este conocimiento a los niños?

El REIKI para niños, a diferencia del  REIKI para adultos, se debe enseñar sin demasiada teoría, sencillamente jugando.  El maestro de REIKI para niños cuenta con la espontaneidad de los niños, que lamentablemente los adultos vamos perdiendo. Se puede valer además de muchos medios pedagógicos: cuentos, teatro, y títeres. Y luego la práctica que es lo más importante de todo. Y lo más interesante es que aunque se utilizen todos estos instrumentos lúdicos para comunicar qué es el REIKI a los niños, los niños asumen muy seriamente el REIKI. Ellos intuitivamente y sin prejuicios comprenden de qué se trata.

 

5- ¿Por qué  el niño necesita tener uno de los progenitores reikista para poder llegar a serlo?

Es fundamental el apoyo de los padres pues ellos  deben acompañar paso a paso el proceso que se inicia  en los niños cuando practican el REIKI. También es posible que ambos, padres y niños, se inicien juntos en esta experiencia. El compartir una experiencia de tal magnitud puede implicar mayor comunicación y mucha alegría para ambos.

 

6-¿En qué se benefician los niños reikistas?. ¿Cómo influiría el REIKI en el desarrollo de un niño?

El REIKI influye en el desarrollo del niño en forma muy positiva: a los niños inquietos les posibilita manejar este estado de ansiedad permanente sin necesidad de utilizar psicofármacos. A los niños introvertidos les posibilita aumentar su autoestima y relacionarse mejor con otros niños expresando sus sentimientos con menos dificultad.  O sea, los niños son receptivos al REIKI y el REIKI los ayuda a crecer en todo sentido.

 

7-¿Cómo imaginás al adulto que desde niño ha practicado el REIKI? ¿Qué aptitudes humanos pueden desarrollarse más profundamente si se ha practicado REIKI desde la infancia?

 Yo considero que un  adulto que desde niño ha practicado REIKI será un adulto más sensible, con gran capacidad de reflexionar, con un mayor dominio sobre su cuerpo y su mente, perseverante en cualquier tarea que quiera desarrollar, disciplinado, seguro de si mismo y muy dispuesto a colaborar positivamente con su entorno mediato, e  inmediato.  Claro está que debemos comprender que cada uno logrará esto a partir de su individualidad; sin embargo el Reiki potenciará las posibilidades de desarrollar estos aspectos positivos de la conducta humana.  Es importante también subrayar que no se trata de milagros, el resultado que se pueda obtener del REIKI es producto de la perseverancia y la disciplina del alumno de REIKI.

 

8-¿Un niño reikista puede transmitir este conocimiento a otro niño que no lo es?

 El niño Reikista puede trasmitir la energía REIKI  a otro niño, pero el conocimiento del REIKI  solo lo puede transmitir  un maestro de REIKI. Esto es importante ya que el maestro es  el supervisor de la práctica del REIKI en el niño.  El maestro no pierde el contacto con los niños REIKI y muchas veces nos reunimos después, una vez por mes para seguir comunicándonos con ellos y transmitiéndoles nuestro conocimiento. También es importante aclarar que el REIKI no es una forma de eludir la consulta al médico, ni ningún tratamiento aconsejado por la medicina frente a cualquier enfermedad. Pero lo más importante es saber que la persona que practica el REIKI,  podrá acompañar cualquier tipo de tratamiento, adquiriendo salud y un mayor bienestar para encarar su problema. Y he aquí su gran aporte.

 

9- ¿Cuántos niños formarían un grupo ideal para iniciarse en la práctica del REIKI?

El grupo ideal según la edad sería, para niños de 6 a 8 años acompañados por sus padres, de 5 a 7 ; y para niños de más de 8 años. el grupo puede llegar a 10. Lo ideal es que sean más de 4 niños por las actividades que se realizan.

 

10- ¿Qué recuerdos has acumulado en tu vida con los niños que puedes utilizar sabiamente en tu transmisión del REIKI para niños?

 A mi jardín asistían chicos con diferentes discapacidades. Tengo en mi mente un caso muy especial, su nombre era Gustavo, Gustavito para sus compañeritos. Este niño nació con un problema neurológico, y no caminaba. Gustavito al comienzo se arrastraba por el piso, pero después de varios tratamientos podía levantarse o sentarse con ayuda de otro niño. Sin descuidar sus propias necesideades los demás niños siempre estaban dispuestos a darle una mano, a ellos le nacía la necesidad de estar presentes y lo hacían con  tanta naturalidad que Gustavito no sentía su discapacidad. Este niño asistió 4 años a mi jardín, cambiaba de compañeritos, pero siempre estaba acompañado por  la acción solidaria de los niños. Eso es inolvidable para mi como persona y como docente.

 


A manera de conclusión

 Los niños,  como niños viven su vida en un presente constante. Entonces todas sus necesidades físicas las trata de satisfacer en lo inmediato: si tienen sed, toman agua; si tienen hambre piden comida, si tienen sueño duermen, si tienen ganas de saltar, saltan. Y por último, si alguien les pide ayuda, ellos se la proporcionan inmediatamente. La infancia potencialmente es una epoca de colaboración. La relación de los niños con sus abuelos es el ejemplo más palpable de esto.  Todo esto es muy importante para la práctica del reiki, y solo con  su práctica podremos  comprender el sentido cabal  de mis palabras.

 

Si quieres hacerle una pregunta a Cristina déjala aquí